ARA San Juan: procesaron a Mauricio Macri por presunto espionaje a familiares de las víctimas

Publicado el 01/12/2021

Lo decidió el juez federal subrogante de Dolores Martín Bava. El exjefe de Estado fue embargado por 100 millones de pesos.


El juez federal subrogante de Dolores Martín Bava procesó al expresidente Mauricio Macri en la causa que investiga presunto espionaje a familiares de las víctimas del submarino ARA San Juan.

Es el primer procesamiento de Macri desde que dejó el poder en el 2019. El magistrado lo encontró “penalmente responsable del delito de realización de acciones de inteligencia prohibidas en carácter de autor (…) en concurso ideal con el delito de abuso de autoridad de funcionario público”.

La decisión se conoce casi un mes después de la indagatoria al exjefe de Estado. El jueves pasado, la Cámara Federal de Mar del Plata había revocado la prohibición de salida del país que pesaba sobre Macri.

Ahora Martín Bava le trabó un embargo de $100 millones y volvió a prohibirle la salida del país: la medida comenzará a regir, advirtió el juez de Dolores en su escrito, cuando el expresidente regrese a la Argentina.

Además, Macri deberá cumplir una serie de “reglas de conducta”: “No podrá ausentarse de su lugar habitual de residencia por un término mayor a los diez días sin previo aviso por sí o por intermedio de su abogado defensor de cualquier cambio de domicilio”, sostiene la resolución. Lógicamente, se agrega, deberá pedir autorización para realizar cualquier viaje al exterior.

En la causa ya estaban procesado los exdirectores de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, además de varios funcionarios y agentes que habían sido indagados. En las últimas horas también fueron procesados Martín Coste y Diego Dalmau Pereyra, directores de operaciones de Contrainteligencia en la AFI.

El abogado del expresidente, Pablo Lanusse, podrá ahora apelar el fallo del juez ante la Cámara Federal de Mar del Plata: si valida el procesamiento, Bava quedará en condiciones de avanzar camino al juicio oral. No se trata, sin embargo, de procesos rápidos.

La Cámara de Mar del Plata ya le trajo malas noticias a Macri en el pasado. En dos oportunidades rechazó pedidos de recusación de el expresidente contra el juez y ratificó a Martín Bava al frente de la causa.

A lo largo del fallo se incluyen documentos de inteligencia pertenecientes a la AFI con información e imágenes de los familiares de las víctimas del Ara San Juan, que entre los últimos meses del 2017 y los primero del 2018 reclamaban y fueron recibidos por el entonces Presidente de la Nación.

“Macri, desde su cargo de Presidente de la República Argentina, no pudo ser ajeno a los hechos que se le imputan. Lejos de ello, la propia de inteligencia pone al imputado en rol de establecer los lineamientos generales y la conducción política de todo el sistema de inteligencia, mediante el cual se desarrollaron las acciones ilegales investigadas”, sostuvo el juez.

Bava se encargó de destacar que la mayoría de las presuntas víctimas del espionaje “son mujeres: parejas, madres o hermanas de los 44 tripulantes”.

“No reclamaban otra cosa que justicia y no buscaban más que saber que había ocurrido con sus seres queridos. No es posible considerar que sus reclamos representaban amenazas a la seguridad interior, a la defensa nacional o a la seguridad presidencial”, sostuvo el magistrado.

“El Gobierno Nacional que el imputado encabezaba espió ilegítimamente a los protagonistas de una de las mayores tragedias que se vivió en su gestión. Ello se hizo, entre otras cosas, con el objetivo de anticiparle a Mauricio Macri, cuáles eran los movimientos y los reclamos que existían en ese colectivo de familiares”, agrega.

El juez consideró apropiado el embargo de $100 millones en virtud de la posibilidad de que Macri “deba satisfacer un reclamo por daños y perjuicios, así como los demás gastos que se originen en función de la tramitación del legajo, y también la eventual atención al pago de las costas, a efectos de cubrir los posibles honorarios”.

Bava consideró que no había riesgo de fuga en la Argentina o peligro de entorpecimiento de la investigación y por eso, escribió, no se dictó la prisión preventiva del expresidente. “Ya se han adoptado las medidas urgentes y necesarias para el debido resguardo de la prueba y se ha resulto la situación procesal de los coimputados e imputadas”, sostuvo.

Sin embargo, justificó la prohibición de salida del país en “los conocimientos y contactos específicos de Macri a partir del ejercicio de su función como primer mandatario y los sabidos recursos económicos y materiales que posee a su disposición tanto en el país y como en el extranjero, que podrían acrecentar el peligro de fuga del nombrado”.

Comparta esta Publicación!