En el Gobierno estiman que aumentarán los piquetes y hablan de una «utilización política»

Publicado el 16/09/2019

Creen que las organizaciones buscan posicionarse frente a la próxima administración.


Un documento confidencial del Ministerio de Seguridad informó que en agosto se registraron 524 marchas, marcando un récord en el año. En septiembre se contabilizaron 36 convocatorias a concentraciones y movilizaciones en todo el país que luego derivan en múltiples cortes en calles y rutas.

De cara a octubre, se estima que “diversos actores políticos han incrementado su exposición” ante un escenario “donde eventualmente podrían comenzar nuevas gestiones de gobierno y su correlato en el Congreso”, indica el informe.

Además, precisan que estas movilizaciones se presentan en un momento de ‘oportunidad’ para que las organizaciones sociales hagan una suerte de demostración de fuerza y poder, en aras de intentar negociar con mayor fortaleza, ante las próximas autoridades de gobierno”.

Cuanta mayor fuerza demuestren, cuanto mayor sea el caos, que son capaces de generar, mayor será la posición de fortaleza para imponer sus demandas al momento de negociar”, advierte el escrito evaluado por Patricia Bullrich.

El reporte se cerró el viernes, mientras se levantaba el acampe de la izquierda dura y aliados, que duró 40 horas frente a Desarrollo Social. Las agrupaciones cercanas al kirchnerismo marcharon el miércoles al Congreso durante el debate en Diputados de la emergencia alimentaria.

El primer grupo planea su jornada de lucha con cortes en 20 provincias, el martes 24; mientras que los próximos al Frente de Todos (la CTEP, Somos Barrios de Pie y la CCC), harán este miércoles otra movilización al Congreso para celebrar la sanción en el Senado de la ley.

Si se implementa rápido la ley y se avanza en resolver el problema del hambre va a ser un ordenador de la transición y va a ayudar a que las cosas estén tranquilas. Hubo un gran consenso en esta ley y ha quedado instalado que las organizaciones somos un actor ineludible”, analizó Daniel Menéndez, de Barrios de Pie.

Desde Seguridad, en cambio, creen que es posible que la situación se torne más compleja “si crece la competencia de poder entre las organizaciones”. “Tanto como una avanzada sobre el Gobierno, se estaría dando una lucha por espacios de poder entre organizaciones y un mensaje de marcado de cancha para Alberto Fernández, en el caso que gane las elecciones”, expresaron al mismo medio desde el Ejecutivo.

El Gobierno se mantiene cauto ante los acampes y cortes, no solo por la derrota en las primarias, sino porque también evalúa que el agite social puede afectar a Fernández. El relevamiento de Diagnóstico Político mostró además que de los 524 cortes de agosto, 102 fueron en la Provincia y 54 en la Ciudad.

Comparta esta Publicación!